De cómo conocí a un probable afectado de progeria en un parador de turismo

De cómo conocí a un probable afectado de progeria en un parador de turismo

Sin categoría
Hace años trabajé como recepcionista de noche en el parador de turismo de mi ciudad natal. No quiero acordarme de aquellos meses. ¡Qué mal lo llevé! Entraba a las once de la noche y salía a las ocho de la mañana. Cuando todo el mundo se levantaba yo me  iba directa a la cama, en pleno verano, para no pegar ojo porque el jaleo diurno me  impedía conciliar el sueño y, además, siempre tenía la sensación de estar perdiendo el tiempo si me abandonaba en brazos de Morfeo. Una vez cerraba la contabilidad del hotel y atendía las peticiones de todas las habitaciones ocupadas ya no había más nada que hacer. Es infrecuente que a partir de las dos de la madrugada llegue algún viajero inesperado, por lo que me…
Leer más