Sin rechistar: la obediencia ciega del coche autónomo a su querida ama, que seré yo

Sin rechistar: la obediencia ciega del coche autónomo a su querida ama, que seré yo

Sin categoría
Desde que era chica he soñado con tener un coche autónomo. Un vehículo que conduzca él solito, siguiendo mis órdenes precisas. Yo, recostada cómodamente en el habitáculo, que sería redondo porque no me gustan los picos, me pasaría todo el trayecto leyendo un libro, escuchando música o mirando el paisaje. ¡Qué terrible atraso es eso de conducir! ¡Qué estrés, qué pérdida de tiempo y energía! ¡Y qué peligro! A merced siempre de nuestros propios fallos y, lo que es peor, de los de cualquier loco carioco que se nos cruce en el camino. Quiero programar de antemano el recorrido a seguir en el ordenador de sus tripas, y que él, mi querido coche inteligente, me lleve al destino elegido sin ningún contratiempo. Ni siquiera me apetece dirigirlo con mi voz,…
Leer más