Servir para nada

Servir para nada

Sin categoría
Sumida en mis reflexiones he caído en la cuenta, así, de repente, de que no sirvo para nada. El verbo “servir” tiene unas connotaciones utilitarias que lo anclan al mundo sensible o terrenal y, en consecuencia, está a años luz de distancia del mundo platónico de las ideas (que es donde yo me muevo como pez en el agua).No sé montar un mueble de IKEA; no sé cambiar la rueda pinchada de mi bici; no sé utilizar un taladro para colgar un cuadro en la pared; no sé tocar un instrumento musical ni cantar bien; no sé coser; no sé cocinar en condiciones (me limito a combinar ingredientes a tontas y a locas tratando de imitar recetas que busco en Internet, con resultados más que regulares); no sé pintarme las…
Leer más
El único animal

El único animal

Sin categoría
El hombre, entendido aquí el sustantivo como “humanidad”, es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Yo, sin embargo, voy un paso por delante; soy de naturaleza ganadora. Imaginadme un día cualquiera yendo con mi bicicleta camino de mi clase de Pilates. Desde mi casa al polideportivo universitario no tardo más de diez minutos. Me conozco el recorrido de memoria, de tanto hacerlo, pues es la zona en la que habitualmente me muevo: trabajo, domicilio y comercios más frecuentados se encuentran todos en ella. Es mi zona, donde más a gusto me siento, la más familiar para mí de toda la ciudad. Día 1: bajo por la acera muy despacio para no molestar a los peatones. Un impacto inesperado en la rueda delantera frena con violencia…
Leer más