Meteoro levantisco

Me siento como un planeta que se ha salido de su órbita. Ya no soy, pues, un planeta, sino un meteoro levantisco que hace lo que le viene en gana.