La suegra según Hitchcock

Es difícil encontrar a alguien (mayor de 40 años) que no haya visto Psicosis, la película que Alfred Hitchcock dirigió en 1960, basada en la novela homónima de Robert Bloch. No creo, pues, que con este post le estropee a nadie el final.Hitchcock

La verdad sobre Psycho, que es el título original, poca gente la sabe. Sé de buena tinta, porque he visto la peli cientos de veces (y, además, he leído la novela) que Hitchcock quiso retratar a las suegras, en general, y a la suya en particular, cuando creó el personaje de Norman Bates.

La madre de Norman Bates es LA SUEGRA por excelencia, la quintaesencia de la madre política, el súmmun de la suegrez. Hitchcock jamás tuvo la intención de hacer un estudio sobre enfermedades mentales. Eso es mentira. Conocía, de buena tinta (por haber sufrido en sus carnes juveniles el acoso de una suegra completamente ajustada al canon malévolo que Lucifer comenzó a escribir cinco minutos después de ser desterrado por Dios del Cielo y caer en el Infierno-es entonces cuando cambió su nombre por el de Demonio, Diablo o Satanás) la idiosincrasia de esta ralea.Hitchcock

Marion Crane es un trasunto del propio Hitchcock, que nos quiso advertir a todos sobre la terrible amenaza, el peligro siempre acechante que supone cualquier suegra sin excepción. La suegra, según Hitchcock, ser traicionero y falaz donde los haya, nunca descansa, aunque parezca que sí. Está siempre esperando la oportunidad de acuchillarte en la ducha. No os fiéis, pues, de vuestra suegra -nos dice el bueno de Alfred poniendo su maestría cinematográfica al servicio de la mejor de las causas (lograr que todo el mundo se empareje únicamente con expósitos) y bordando una metáfora cuya interpretación no está al alcance de todas las mentes – porque TODAS, ABSOLUTAMENTE TODAS LAS SUEGRAS están cortadas por la misma tijera (Hitchcock cambió la tijera por el cuchillo de carnicero, para inyectar un poco de brutalidad a la escena, porque ya en 1954 había utilizado las tijeras en la lucha que Grace Kelly sostiene con el asesino, en Crimen perfecto y no quería repetirse, y sobre todo porque la publicidad de la película fue sufragada por el excelentísimo Gremio de Carniceros y Charcuteros de Pasadena, California).Hitchcock

¡Qué magníficas enseñanzas nos ofrece el cine y la literatura! Si tan solo hiciéramos más caso… Claro que hay que saber interpretarlas correctamente o tener a alguien avezado que lo haga por nosotros. A este respecto me tenéis a mí. Yo, Desorbitada, me ofrezco voluntariamente a desentrañaros los misterios de cuantas películas y novelas deseéis (al principio –¡aprovechad!- lo haré gratis, más adelante ya hablaremos de mis emolumentos). Gracias a mi especial capacidad para ver más allá de lo evidente puedo sacar a la luz lo que verdaderamente esconden los fotogramas de las películas o las líneas de una novela. QUEDA ABIERTO OFICIALMENTE EL CONSULTORIO.blog00026

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *